Muchas organizaciones no tienen claro qué significa la transformación digital. ¿Es solo un eslógan pegadizo para enviar todo a la nube? ¿Cuáles son los pasos específicos a seguir? ¿Necesitamos diseñar nuevos puestos de trabajo que nos ayuden a crear un marco de transformación digital o contratar servicios de consultoría? ¿Qué partes de nuestra estrategia comercial deben cambiar? ¿Realmente vale la pena?


¿Qué es?
Dado que la transformación digital de cada empresa es diferente, puede ser difícil dar una definición absoluta que se aplique a todas. Sin embargo, en general, podemos definir la transformación digital como la integración y/o aplicación de tecnologías digitales en todas las secciones de una organización, lo que da como resultado una transformación fundamental en la forma en que la empresa opera y otorga valor a sus clientes. Por último, es un cambio cultural que requiere que las empresas desafíen constantemente lo establecido, de forma repetida y se adapten al fracaso.


¿Por qué importa?
A partir de 2018, el análisis avanzado fue la inversión digital número uno. Las empresas planean aumentar las implementaciones relacionadas en un 75 % durante el próximo año. Esto incluye un énfasis especial en herramientas de visualización de datos y aprendizaje automático. Por supuesto, las organizaciones se sitúan en diferentes puntos de la evolución digital, pero la velocidad se ha convertido en la necesidad de venta de todos. Las empresas necesitan demostrar urgentemente que las propuestas digitales seguirán traduciéndose en una mayor eficacia para toda la organización.

Si bien la conversión digital variará ampliamente en función de los retos y necesidades específicas de cada empresa, existen algunos temas constantes y comunes entre los estudios de casos existentes y las fotografías de estado real entre las organizaciones que buscan la transformación digital.
Algunos de estos elementos citados con frecuencia son:
– Experiencia del cliente
– Eficacia operacional
– Cultura y liderazgo
– Capacitación laboral
– Integración de los medios digitales


¿Qué la impulsa?
Como no podía ser de otra manera, el elemento central es la tecnología y su evolución. Pero a menudo, se trata más de localizar y eliminar procesos obsoletos y tecnología heredada que de adoptar nueva tecnología, suponiendo un enorme coste para las organizaciones mantener sistemas sin ninguna capacidad de desarrollo. En la industria de la salud, a pesar del uso generalizado de teléfonos inteligentes y otros dispositivos por parte de la atención médica, se continúa usando buscapersonas proporcionados por los hospitales. Ejemplos como estos se encuentran en todas los sectores, y la prevalencia de tecnologías heredadas dificulta la capacidad de las empresas para implementar con éxito estrategias de transformación digital.


Si las empresas quieren evolucionar al mismo ritmo del cambio digital actual, deben trabajar para aumentar la eficiencia con la tecnología siempre que sea posible. Para muchos, eso significa utilizar metodologías ágiles en toda la jerarquía empresarial, para otros, aplicar tecnologías de automatización para ganar velocidad y reducir la deuda técnica.