Blockchain

¿Qué es realmente la tecnología blockchain y por qué tiene tanto éxito?

Blockchain, blockchain… está en boca de todos, hemos leído cosas como que el titán Chino del ecommerce JD.com lanzaba una aceleradora de start ups vinculadas al concepto blockchain o que empresas de té, zumo y cigarrillos electrónicos añaden blockchain a su nombre para atraer inversores. Pero, ¿de dónde viene? y ¿qué es realmente la blockchain?

Situémonos en contexto, la tecnología blockchain nace mucho antes que la afamada bitcoin, en 1991 concretamente cuando Stuart Haber y W. Scott Stornetta proponen “Una cadena de bloques criptográficamente segura”. En 2002 David Mazières y Dennis Shasha toman este concepto y lo amplían proponiendo un sistema de archivos en red en el que los usuarios con acceso de escritura al mismo confían unos en otros pero no en la red que hay entre ellos. No es hasta 2008 cuando se produce la revolución, es entonces cuando se conceptualiza la blockchain como elemento nuclear de la moneda virtual bitcoin.

La blockchain soluciona el problema de un concepto bastante simple: cuando se realiza una transacción monetaria, una persona realiza un pago mediante transferencia y para ello el banco de dicha persona resta esa cantidad del balance bancario para despues notificar al banco de la entidad receptora de que se debe realizar un aumento en la cuenta receptora. En este sistema, los bancos tienen el control de todo el proceso y tanto la persona como la entidad están sujetas a su seguridad, términos y condiciones.

Es aquí donde comienza la revolución, utilizando el concepto de cadena de bloques se descentraliza la gestión de estas transacciones. En el ejemplo anterior la persona enviaría el dinero a la entidad, esta transacción quedaría registrada en la cadena de bloques y se validaría y verificaría por otras entidades/personas que componen la cadena, eliminando al intermediario bancario y dejando un rastro transparente y verificable por cualquiera que desee comprobarlo.

 

Desde 2008, este concepto de transacciones se lleva aplicando en la Bitcoin para validar pagos descentralizando el concepto de “moneda”.

Pero el ámbito de aplicación de la cadena de bloques va más allá del monetario, podríamos aplicar este mismo concepto a los seguros, servicios públicos, identidad digital, etc. Imaginad poder verificar de manera transparente e inequívoca todo el proceso desde la recaudación del dinero de los contribuyentes hasta el pago que se realiza a la empresa encargada de realizar un nuevo parque en la ciudad.

Una tecnología genial, aunque no todo el mundo está interesado en que este tipo de procesos se transparenten ¿no creéis? ;)